dijous, 7 de setembre de 2017

La nit dels clàssics, 29-09-2017

Gaudir, descobrir i tastar la singularitat dels Clàssic Penedès, els vins escumosos de qualitat amb origen 100% Penedès, en el marc d’un celler i al llarg d’una nit màgica i singular. Aquesta és la premissa amb la que la DO Penedès ha preparat la primera edició de La Nit dels Clàssics, una festa de final d’estiu que tindrà lloc el 29 de setembre als jardins del celler Albet i Noya. Els assistents gaudiran d’un sopar còctel mentre descobreixen de primera mà la qualitat dels Clàssics Penedès de set cellers de la DO Penedès. L’acte estarà acompanyat pel jazz, blues i soul del grup musical Keys of Soul. La festa, destinada tant a públic general com especialitzat, serà la primera que es fa únicament amb productes Clàssic Penedès.
La vetllada començarà a les 19h. Serà llavors quan els set cellers elaboradors de Clàssic Penedès que participen en La Nit dels Clàssics (AT Roca, Albet i Noya, Colet, Mas Bertran, Loxarel, Castell de Pujades i Montpicolis), presentaran les seves últimes elaboracions i els seus productes més premium. En format mostra, serà una gran oportunitat per als assistents, ja que podran tastar diferents Clàssics Penedès i conèixer les seves singularitats i processos d’elaboració, a partir de les explicacions dels propis elaboradors.
La festa continuarà amb un sopar-còctel a la fresca als jardins del celler.
El preu de la vetllada serà de 40€ per persona.

Per fomentar la presència d’assistents de Barcelona, es disposarà un servei d’autobús especial d’anada i tornada des de Plaça Espanya. En aquest cas el preu total s’incrementarà en 5€. Les entrades poden adquirir-se a través de la plataforma Time Out. 
font: Parenthesis Marketing Consulting 

dimarts, 5 de setembre de 2017

Final Premis vinari 2017

El dia 4 de setembre es van tastar els vins finalistes dels premis Vinari 2017, en el que serà la seva 5a edició, organitzats per vadevi.cat.
Aquests vins, gairebé 200, són els que han superat les 4 sessions classificatòries fetes prèviament al Monvínic de Barcelona.   
Una vagada més, s’ha celebrat la final a el celler de Rubí, per un jurat  integrat per  tastadors de diferents perfils, incorporant aquest anys 4 tastadors internacionals procedents de França, Itàlia i Argentina. Els membres del jurat han estat:
JOSEP PELEGRÍN. Millor Sommelier de Catalunya 2014 , 2015 i 2016; campió de l'Estat espanyol al 2016. Coordinador de l’especialització en sommelier de l'Escola Joviat de Manresa. 
VÍCTOR JIMÉNEZ. Especialista en vins de la Catalunya Nord, propietari de la botiga La Vinícola. Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI
NÚRIA RUIZ. Sommelier. Especialista en vins i exportació. Directora de Qualiavins i directora de selecció de personal a Wienex.
JOFFRE TARRIDA. Sommelier. Premi Nas d'Or 2013. Gerent a Cal Pere Tarrida d'El Prat de Llobregat
MAR GALVÁN (Fake). Delegada a Catalunya de l'Associació Espanyola de Periodistes i Escriptors del Vi (AEPEV). Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI.
MARIÀ ROSÀS. Propietari de Bodegas Rosàs, vinoteca amb més de 1.500 referències de vins, licors, destil·lats i escumosos a Rubí.
JAUME ÀRBOLES. Enòleg i Enginyer Tècnic Agrícola. Assessor de diversos projectes vitivinícoles a Catalunya i Balears.
CÈSAR CÀNOVAS. Sommelier. Millor Sommelier de l'Estat entre 2002 i 2005. Brand Ambassador de Monvínic.
ROSA VILA. Sommelier. Primera dona Sommelier Titulada Oficial de Catalunya. Coordinadora i seleccionadora de l'equip de sommeliers espanyols per ITQI (Institute Tast & Quality International) de Brussel·les.
DARÍO JODAR. Enòleg i col·laborador en elaboracions de cellers repartits per tota Catalunya i Balears. Membre de la junta ACE i del Panel oficial de tast de l'INCAVI.
EUGÈNIA GUASCH. Enòloga. Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI
MÍRIAM CHIVITE. Llicenciada en Enologia i Enginyera Tècnica Agrícola en Indústries Agràries i Alimentàries per la URV. Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI.
XAVIER BASSA. Sumiller titulat. Tècnic superior en enologia i viticultura.  Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI.
XAVI NOLLA. Sommelier. Head Sommelieri Brand Ambassador del Grup Codorníu. Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI.
MARISA DÍAZ. Especialista en anàlisi sensorial. Membre del Panel oficial de tast de l'INCAVI
JORDI MARTÍNEZ. Enginyer tècnic agrícola, llicenciat en Enologia i sommelier professional. Propietari de l'empresa d'assessorament i formació Selecte Wine Solutions.
ANNA CASABONA. Sommelier i assessora al Celler de Capçanes. Entre les deu millors sommeliers de l'Estat del 2017.
RAMON ROSET. Llicenciat en Ciències Físiques, especialista en formatges i vins. Membre del Comitè de Tast de la revista Cupatges. Col·laborador en diverses guies de vins.
ERIC VICENTE. Sommelier del restaurant Cinc Sentits (1* Michelin) i col·laborador de diverses guies de vins.
ZOLTAN NAGY. Prescriptor de vins. Membre de l'AEPEV.
ROBERTO CIPRESSO. Enòleg italià. Assessora cellers i té un projecte propi: un celler experimental d'investigació (Wine & Search). Treballa a Amèrica, Itàlia, Espanya i Brasil.
PABLO NAVARRETE. Enòleg argentí. Responsable del projecte "Finca de Luz", que té com a icona el vi Callejón del Crimen.
AUDREY DORÉ. Millor Sommelier de Catalunya 2017. Sommelier del restaurant El Celler de Can Roca de Girona. De la Bretanya francesa.
SANDRA CASTILLO. Sommelier de Cava i Restaurant per l'Escola Argentina de Sommeliers. Assessora gastronòmica i coordinadora d'esdeveniments.
SALVADOR MONTOYA. Sommelier de wineissocial, el primer club de vins online que ofereix assessorament a restauració i disposa d'un ampli catàleg de vins d'arreu del món.

En aquest tast final s’han decidit els vins guanyadors de cada categoria, que es faran públics a la gala especial que tindrà lloc el 6 d’octubre a l’Auditori de Vilafranca del Penedès.


dilluns, 4 de setembre de 2017

Fernando Mora MW y Andreas Kubach MW, 2 nuevos master of wines en España

El aragonés Fernando Mora y Andreas Kubach, alemán residente en España desde 1984, acaban de conseguir su título de Master of Wine. Recordemos queel primero en conseguir este titulo fue Pancho Campo, y en la actualidad teníamos a Pedro Ballesteros.
Mora y Kubach son ya miembros del Master of Wine Institute, la institución creada en Reino Unido en 1953 para certificar los conocimientos de los profesionales del vino británicos. Las pruebas teóricas y de cata de vinos para acceder al MW están consideradas como algunas de las más difíciles del mundo con menos de un 10% de aprobados anuales. Para obtener el título además es necesario pasar una tesis en inglés, que es precisamente el último requisito que les quedaba a ambos y el que se acaba de hacer público. Mientras que Fernando Mora ha propuesto un sistema de zonificación en Campo de Borja que pudiera servir de modelo para otras regiones españolas, la tesis de Andreas Kubach versaba sobre los contratos a largo plazo para suministro de uva tomando como ejemplo la Ribera del Duero. 
Andreas Kubachson, con una larga trayectoria en consultoría y gestión de empresas vitivinícolas, montó su propia compañía de elaboración y comercialización de vinos hace tres años junto al también Master of Wine neozelandés Sam Harrop y al empresario conquense Jesús Cantarero.
Fernando Mora, cuenta con el proyecto de Frontonio en VT Valdejalón (Aragón).
Fernando Mora, uno de los pocos alumnos junto a Pedro Ballesteros que ha pasado todos los exámenes a la primera.
Este joven aragonés nacido en Zaragoza en junio de 1982, hizo la prueba de entrada al Master of Wine sin saber muy bien dónde se estaba metiendo y le aceptaron antes incluso de saber que había aprobado el Diploma WSET, el título que se considera la antesala del MW. Esto ocurrió hace ahora apenas dos años. En noviembre de 2015 ya estaba asistiendo a clases en Austria junto a otros aspirantes.
La pasión por el vino de este ingeniero de la industria eólica es relativamente reciente. Empezó tímidamente en 2008 en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino donde realizó su primera cata y se desató durante una visita posterior a la bodega Blecua de Somontano (Huesca) donde descubrió “la vertiente romántica del vino” y cómo darle valor. “Salí de allí decidido a hacer vino”, recuerda. 
El destino ha vuelto a llevar a Fernando a Ainzón para rescatar viñedos singulares de garnacha de Campo de Borja que elabora junto a sus socios en la cooperativa local dentro de su nuevo proyecto. Cuevas de Arom, que no es sino el apellido Mora leído al revés, es el nombre que le puso a aquel primer fermentado en una bañera.
Probablemente, lo mejor que le ha pasado a Fernando Mora en su veloz paso por el Master of Wine es que ha tenido que compaginar el desarrollo de Frontonio en todas sus vertientes con ese aprendizaje multidisciplinar que exige un título tan elitista. El estudio no se ha reducido a libros y catas (gracias a Coravin reconoce haber llegado a tener 200 botellas abiertas en casa); le ha servido tanto o más lo que ha aprendido junto a distintos profesionales que considera sus mentores, tanto en el campo de la viticultura (su referencia aquí es Julio Prieto), en la bodega (con su socio Mario y los Navascués padre e hijo), visitando regiones vinícolas del mundo (ha llegado a estar 35 semanas del año fuera de casa) o en los coupages que elabora para William Long en Long Wines y en la experiencia que ha adquirido comercializando los vinos de esta compañía en EE.UU, Irlanda y Gran Bretaña. Para Mora “lo mejor del Master of Wine es lo que aprendes”. 
“La otra clave está en superar los momentos de frustración y desesperación. Tenía planes de estudio súper ambiciosos que no podía cumplir y me he quedado dormido estudiando un montón de veces”.
Pese a todo, la preparación fue de lo más concienzuda. Ambiente total de estudio en casa con su mujer Pilar preparando oposiciones de enfermería al mismo tiempo (ha sido la número 63 entre más de 10.000 candidatos) porque la clave, asegura, “es tener a alguien que te entienda”. Junto a su compañero danés de estudios Jonas Tofterup preparó los maratonianos exámenes de cuatro días que incluyen tres catas y cinco pruebas escritas haciendo simulaciones para poner a prueba su resistencia física. Decidieron dónde se alojarían (a solo 300 metros del lugar donde se celebran los exámenes), la ropa que vestirían, que se despejarían todos los días tomando un par de cervezas y que no hablarían de sus respuestas o de cómo les había ido en las pruebas para evitar cualquier ataque de inseguridad. “Durante los exámenes me encontré feliz y sin nervios”, recuerda Fernando. “Nunca había experimentado esto en una situación parecida”.
Andreas Kubach, el gestor metódico
Hijo de padres alemanes, la relación de Andreas con el país de origen de su familia se limitó a su nacimiento. En aquella época los Kubach vivían ya en París; seis años después se trasladaron a Brasil y en 1984 se instalaron en España. Andreas pasó su adolescencia en Valencia pero se formó en Madrid en la prestigiosa escuela de negocios ICADE. De ahí que se defina, ante todo, como un gestor. 
Pese a que en su casa se tomaba vino de forma regular, su entrada en este mundo llega con su primer trabajo como subdirector de la bodega del grupo suizo Schenk en España donde ejercía de responsable comercial, de marketing y operaciones, sus especialidades de la carrera. El objetivo del momento era pasar del granel al embotellado y el primer paso en esta línea fue servir a grandes cadenas de distribución internacionales. Esto le puso por primera vez en contacto con muchos Master of Wine que trabajan como compradores. No tardó en descubrir que “el comprador internacional cataba mucho mejor que el enólogo de casa.”
Cuando dejó Schenk seis años después para integrarse en el grupo Arco (“era la compañía más dinámica y financiera del momento”), las ventas habían pasado de uno a ocho millones de botellas. Su paso por Arco fue breve pero le animó a crear una consultora especializada en gestión de empresas vinícolas, Vinista. También le sirvió para conocer a uno de los personajes más dinámicos del vino español de ese momento, Carlos Falcó, que se convertiría en su cliente más importante y cuya bodega dirigió durante cinco años. “Creamos el concepto de bodega familiar con una dimensión coherente tipo château en el entorno de las 350.000-400.000 botellas.”
Para cuando empieza el programa del MW en 2011, Kubach ya se había dado cuenta de las dificultades de la consultoría en España. “Nadie quería oír malas noticias”; ni las firmas que lo estaban haciendo mal, ni las entidades financieras que se habían quedado con bodegas durante la crisis y que descubrían que su valor era mucho más bajo del esperado. Similares frustraciones, aunque en el campo de enología, tenía su amigo Sam Harrop MW. Por eso la creación de Península, surgida en una cena con el empresario conquense Jesús Cantarero, muy necesitado entonces de poner orden en la bodega familiar de Fontana, surgió casi de forma natural. Tras haberse convertido en la dirección gestora y comercializadora de Fontana (un trabajo ímprobo para rehacer la gama en plena conexión con más de 600 hectáreas de viñedo en Cuenca, aumentar la producción y establecer una eficiente red comercial), Península empezará a abordar nuevos proyectos en distintas regiones españolas. No es solo negocio; hay toda una visión y una filosofía detrás: “Hasta el vino más barato debe tener un núcleo de autenticidad, pero a medida que sube el precio se debe ir más allá de lo organoléptico para incluir referencias culturales y placer estético”. 
Cuando mira 20 años atrás, Kubach descubre que en gran parte sigue trabajando con la misma gente, muchos de ellos –como él mismo a partir de este momento– con las dos mágicas letras MW detrás de su nombre. Su preparación para el título se centró en cubrir sus lagunas: “Por mi trabajo dominaba la parte de negocio del vino temas de actualidad; así que tuve que estudiar más sobre viticultura y enología. Esto me fue muy útil porque muchas cosas empezaron a cobrar sentido”. 
Aprobó la parte teórica a la primera, pero necesitó tres intentos para las pruebas de cata. Se preparó viajando a Australia y asistiendo a numerosas catas en Londres. No es un proceso fácil: “Una vez adquieres los conocimientos, tienes que aprender cómo abordar y contestar las preguntas; no basta con adivinar los vinos, tienes que argumentar con evidencias de lo que encuentras en la copa por qué ese vino es eso”.
Pese a que Andreas habla cinco idiomas con fluidez, piensa que los candidatos cuya lengua materna no es el inglés tienen cierta desventaja: “Hay un tema de presión temporal notable y un componente físico de cansancio acumulado que infravaloré, aunque también cuenta la suerte, que te toquen vinos que te resulten más cercanos y que estés inspirado”, reflexiona. Cuando finalmente aprobó su examen de cata en septiembre de 2015 se había cogido toda la semana anterior de vacaciones para estar perfectamente descansado.
Ahora disfruta de ese “conocimiento transversal” que aporta el título y anima a que haya más MW en España porque “el bodeguero español no sabe poner su vino en un contexto internacional”. 


Pedro Ballesteros MW y el vino

Leo en una entrevista a Pedro Ballesteros MW, ésta respuesta a la pegunta de cómo acercar el vino a la sociedad:
¿Qué se podría hacer para acercar el mundo del vino y la cata a públicos más amplios?
No estoy convencido que sea una buena cosa masificar el vino. Recuerdo bien los años de mi infancia cuando todo el mundo bebía vino. Era un país en el que mucha gente se mataba y mataba a otros en carretera, en el que cientos de obreros se caían de los andamios de puro borrachos, en el que había más machismo y violencia doméstica. Y además era un país profundamente inculto sobre el vino. El vino no tenía la dimensión intelectual y emocional que le distingue, sino que era una droga barata. No quiero ver eso nunca más.
Por ello prefiero dejar en paz a la gente y no intentar convencerlos que amen lo que yo amo. 
La verdad, no sé donde vivía Pedro Ballesteros.
Yo vivo en una comarca cerca de Barcelona, y no recuerdo haber visto lo que relata, y  tampoco nos separa una diferencia de edad destacable.
No dispongo de datos estadísticos que señalen que si esto ha aumentado o disminuido, pero me inclinaría más por pensar, que los problemas que relata, eran más debidos a alcoholes de alta graduación, los cognacs, whiskys, ginebras, etc. que no a causa de la ingesta de vino.      
Recuerdo sí, que el vino siempre estuvo presente en las comidas familiares de mi infancia, ya fuera en porrón o en vaso. En la mesa de mi casa, siempre había una botella de vino para tomarse un vaso de vino (la verdad es que así era: SOLO un vaso de vino en cada comida).  
Y a mí, la visión de este elemento en la cuotidiana mesa, no me ha acarreado ningún problema, ni de alcoholismo, machismo ni violencia; al contrario, me despertó un interés en la maravillosa variedad que podía encontrar en el mercado.   
Una de las meriendas que recuerdo de mi infancia, era una rebanada de pan de hogaza empapada de vino tinto, con azúcar espolvoreado; Era quizás una manera de acercarnos a esa bebida solo reservada a los mayores. Y también recuerdo haber tomado esta merienda en un campamento infantil de verano.
Si hoy en día, a un monitor de un campamento juvenil, se le ocurriera dar para  merendar pan con vino y azúcar, se lo llevaban detenido, cerraban el campamento y pedían las dimisiones políticas correspondientes.
Creo que sí que hay que acercar el vino a la gente, y formarla. Mostrando sus virtudes y también sus peligros. Enseñar a catar, no a beber; en la moderación esta el placer, y en la cantidad a beber, cada uno tiene ya suficientes elementos de juicio para saber que conlleva una ingesta inadecuada.










Importantes son pues, las campañas de publicidad de las bodegas, de las DO, de organismos oficiales, de las escuelas de restauración, de los sumilleres y profesionales de sala en los restaurantes, de los cursos de cata que imparten diferentes profesionales del sector, del turismo enológico que podemos encontrar en las zonas de producción, y de todas aquellas pequeñas acciones que acercan el placer del vino al consumidor.
Eso es cultura. Y debe llegar al consumidor.