dimarts, 28 de maig de 2013

Anton Ego, o els crítics de vins

En molts sentits la feina d’un crític és fàcil: Ens hi juguem ben poc, però exercim una posició predominant sobre gent que ofereix al nostre judici, la seva feina i a ells mateixos. Ens nodrim de critiques negatives, que son amenes d’escriure i de llegir. Però la veritat amarga a la qual ens hem d’enfrontar els crítics es que, en el gran ordre universal de les coses, la majoria de porqueries son probablement més valuoses que no pas les critiques en que decidim que ho siguin.
Però hi ha moments en que un crític si que s’hi juga alguna cosa, i descobrim i defensem allò que es nou.
El món sovint és cruel amb els nous talents i les noves creacions: Al que és nou, li calen defensors. (...) Anton Ego, Ratatouille.
Aquesta introducció està extreta del final de la pel·lícula Ratatouille (2007, Pixar), on el temut crític gastronòmic Anton Ego (de nom molt adequat per la tasca que executa) fa una reflexió final sobre la seva feina.
I és cert, i més des de l’arribada d’Internet a les nostres llars, que tothom, pot escriure i publicar allò que li sembla, en diaris electrònics, blogs, webs, etc.
La gran majoria de les vegades, son gent amb nul·la o poca formació sobre el tema que opinen, i sentencien. Alguns escriuen de forma correcta, a vegades bonica, i no se sap ben bé com (almenys, jo), s’han posicionat als mitjans de comunicació (premsa, radio, televisió) i són considerats com a referents i com a prescriptors.
Sovint, les opinions d’aquests “crítics” poden obeir simplement a interessos comercials o econòmics; tenen una distribuïdora de vins i sols parlen bé dels seus millors clients, i si un restaurant no els hi compra vi, diuen directament de la cuina d’aquell establiment que “el menjar és una porqueria, infame i per a papanatas”.  D’altres “crítics” simplement, estan en nòmina d’algun restaurador, i cobren per a fer crítiques positives dels establiments que visiten.
I d’altres pobrets, com a revenja infantil, si els cellers no els conviden a dinar, o no els envien caixes d’ampolles per a que tastin els seus vins, o no els comuniquen les novetats primer a ells, eviten parlar del celler i de la feina que fan, i aprofiten per criticar-los, puerilment.
Ego, molt d’ego. Com l’Anton.
Alguns, únicament es nodreixen de l’amistat que puguin tenir amb algun sumiller o enòleg, i simplement repeteixen la informació que escolten, com un tornaveu babau, i dictaminant com a pròpies,  opinions de collita d’altri, que poden obeir, evidentment, a determinats interessos.  En fi....
Quan estava estudiant sumilleria, un dels professors un dia ens va dir : “Chicos, tened en cuenta una cosa: las opiniones, son como los culos: todos tenemos una”. En aquell moment em va semblar una grolleria, fora de lloc. Però tenia raó.  
Visca el vi, però. 

Versión Castellana
La vida de un crítico es sencilla en muchos aspectos. Arriesgamos poco y tenemos poder sobre aquellos que ofrecen su trabajo y su servicio a nuestro juicio.
Prosperamos con las críticas negativas, divertidas de escribir y de leer. Pero la triste verdad que debemos afrontar es que en el gran orden de las cosas, cualquier basura tiene más significado que lo que deja ver nuestra crítica.
Pero en ocasiones el crítico sí se arriesga cada vez que descubre y defiende algo nuevo. El mundo suele ser cruel con el nuevo talento.  Las nuevas creaciones, lo nuevo, necesita amigos. (...)
Anton Ego, Ratatuille.

Esta introducción está extraída del final de la película Ratatouille (2007, Pixar), donde el temido crítico gastronómico Anton Ego (de nombre muy adecuado para el trabajo que desempeña) realiza una reflexión final sobre su trabajo.
Y es cierto, y más desde la llegada de Internet a nuestros hogares, que todo el mundo, puede escribir y publicar lo que le apetezca, en periódicos electrónicos, blogs, webs, etc.
La gran mayoría de las veces, son gente con nula o poca formación sobre el tema que opinan, y sentencian. Algunos escriben de forma correcta, a veces bonita, y no se sabe con certeza como (al menos, yo), se han posicionado en los medios de comunicación (prensa, radio, televisión) y son considerados a menudo como referentes y como prescriptores.
A menudo, las opiniones de estos "críticos" suelen obedecer simplemente a intereses comerciales o económicos; O tienen una distribuidora de vinos y sólo hablan bien de sus mejores clientes, y si un restaurante no les compra vino, dicen directamente de la cocina de aquel establecimiento que "la comida es una porquería, infame y para papanatas".
Otros "críticos" simplemente, están en nomina de algún restaurador, y cobran para hacer críticas positivas de los establecimientos que visitan.
Y otros pobrecitos, como rabieta infantil, si las bodegas no los invitan a comer, o no les envían cajas de botellas para que caten sus vinos, o no les comunican las novedades primero a ellos, evitan hablar de la bodega y del trabajo que hacen, y aprovechan para criticarlos, puerilmente.
Ego, mucho ego. Como Anton.
Algunos, también únicamente se nutren de la amistad que puedan tener con algún sumiller o enólogo, y simplemente repiten la información que escuchan, propagando bobamente, y dictaminando como propias, opiniones de cosecha ajena, que pueden obedecer, evidentemente, a determinados intereses. En fin ....
Cuando estaba estudiando sumillería, uno de los profesores un día nos dijo: Chicos, tened en cuenta una cosa: las opiniones, son como los culos: todos tenemos una
En ese momento me pareció una ordinariez, fuera de lugar. Pero tenía razón.
Viva el vino, pues.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada