dimarts, 4 de desembre de 2012

Vi ranci, tradicional.

Cada quatre o cinc anys, a casa dels meus pares repetim una vella tradició: Agafem most, el posem en una olla d’aram, i el reduïm a foc lent un 50%, i un cop s’ha refredat i reposat, el filtrem i l’afegim a les botes de vi ranci que tenim al celler, i on inicia una lenta i tranquil·la fermentació, que dura molts dies. Després, seguint un sistema de soleres i criadores (soleras y criaderas), el vi es va passant, en petites quantitats d’una bota a l’altre, acabant el seu recorregut a la bota petita, que conté una solera de 1870.
Per Nadal, es treu una mica de vi de la bota petita per a poder prendre amb postres. És un vi ranci tradicional de color caoba, dens, que regalima com la mel, amb una boca profunda, densa i llarga, que et fa tancar els ulls  i restar una estona amb silenci, dibuixant finalment, un somriure als llavis.
Versión castellana
Cada cuatro o cinco años, en casa de mis padres repetimos una vieja tradición: Cogemos mosto, lo ponemos en una olla de cobre, y el reducimos a fuego lento un 50%, y una vez se ha enfriado y reposado, el filtramos y lo añadimos a las botas de vino rancio que tenemos en la bodega, y donde inicia una lenta y tranquila fermentación, que dura muchos días. Luego, siguiendo un sistema de soleras y criaderas, el vino se va pasando, en pequeñas cantidades de una bota a otra, terminando su recorrido en la bota pequeña, que contiene una solera de 1870.
El día de Navidad, se saca un poco de vino de esta pequeña bota  poder tomar con postres. Es un vino rancio tradicional de color caoba, denso, que fluye como la miel, con una boca profunda, densa y larga, que te hace cerrar los ojos y permanecer un rato en silencio, dibujando finalmente, una sonrisa en los labios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada