dimecres, 7 de novembre de 2012

Aroma de Nike

Em preguntaven en una entrevista, que digués una olor. Vaig pensar immediatament en la olor que feia la pell de la meva segona novieta, fa un munt d’anys. Feia una olor que encara avui, em posa la pell de gallina i un somriure tonto als llavis: simplement feia olor al seu gel de bany, Sanex, i aquesta aroma anirà associat indefectiblement per sempre a la seva persona. Fantàstic.
I el següent aroma que em va venir, era un aroma anterior encara, de quan jo tenia 12-14 anys, pre-adolescent. Amb els meus cosins anàvem de tant en tant a Andorra (El país dels Pirineus), de compres, i nosaltres sols hi anàvem per una cosa: Per comprar-nos bambes. I en aquella època, eren unes Nike. També podien ser unes New Balance,  Karhu, Saucony.... però sempre compràvem unes Nike.
I arribava a casa i les guardava a la seva capsa original, a sota del llit. I recordo que obria la capsa, les mirava i les olorava: i feien  olor de Nike noves, és clar. Una Barreja de  tela, pell, goma i cartró, però sobretot olor de nou, de noves, de que les tenia jo, i de que eren meves.
Llegia en un estudi, que la informació que el nostre cervell va emmagatzemant a través dels nostres sentits: vista, oïda, tacte, gust, aquesta informació necessita una sèrie de passos per a ser codificad i emmagatzemada, per a poder ser recuperada quan ens faci falta. Deia l’estudi, que la informació emmagatzemada a través de l’olfacte, és la que menys passos necessita per a ser codificada i guardada.
Per això, al percebre un aroma, que feia molts anys que no sentíem, immediatament, l’associem al seu record, encara que sigui de fa molts, molts anys. I sempre formarà part, de la nostra memòria olfactiva. Com les meves Nike. I aquest aroma l’he pogut recuperar aquest cap de setmana, quan m’he pogut comprar unes Nike vintage; que guardo sota el llit, i puc olorar, quan vull.

Versión Castellana          
Me preguntaban en una entrevista, que dijera un aroma. Pensé inmediatamente en el olor/aroma que hacía la piel de mi segunda novia, hace un montón de años. Olía a Sanex, y ese aroma irá asociado indefectiblemente para siempre a su persona. Fantástico.
Y el siguiente aroma que me vino, era un aroma anterior todavía, de cuando yo tenía 12-15 años, pre-adolescente. Con mis primos íbamos de vez en cuando en Andorra (El país de los Pirineos), de compras, y nosotros sólo íbamos por una cosa: Para comprarnos zapatillas. Y en aquella época, eran unas Nike.
También podían ser unas New Balance, Karhu, Saucony .... pero siempre comprábamos unas Nike. Era lo que molaba.
Y llegaba a casa y las guardaba en su caja original, debajo de la cama. Y recuerdo que abría la caja, las miraba y las olía: y olían a Nike nuevas, claro. Una mezcla de tela, piel, goma y cartón, pero sobre todo olor a nuevo, a nuevas, de que las tenía yo, y de que eran mías.
Leía en un estudio, que la información que nuestro cerebro va almacenando a través de nuestros sentidos: vista, oído, tacto, gusto, esta necesita una serie de pasos para ser codificada y almacenada, para poder ser recuperada cuando nos haga falta. Decía el estudio, que la información almacenada a través del olfato, es la que menos pasos necesita para ser codificada y guardada.
Por ello, al percibir un aroma, que hacía muchos años que no sentíamos, de inmediato, la asociamos a su recuerdo, aunque sea de hace muchos, muchos años. Y siempre formará parte de nuestra memoria olfativa. Como mis Nike.
Y este aroma lo he podido volver a recuperar este fin de semana, cuando me he podido comprar unas Nike Vintage; que guardo debajo de la cama, y que puedo oler, cuando deseo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada