dijous, 18 d’agost de 2011

La desconfiança del consumidor.

A vegades el client desconfia, i no és per menys, ja que vivim al país dels llestos i dels espavilats, i massa sovint, en el país de l’engany. I desconfiem dels tallers mecànics, dels reparadors a domicili, del dentista, dels venedors del Corte Inglés, del forner, del lampista, de certs restaurants...i un llarg etcètera,  perquè masses vegades, ens l’han fotut.
Parlava fa poc, amb un cuiner que va treballar al restaurant de la llotja del peix d’Arenys, i em  va explicar una anècdota que il·lustra molt bé, part de la gastronomia i de l’anomenada cultura gastronòmica d’un país.
Al restaurant de la llotja tenen un viver on el client, pot escollir el marisc viu, i desprès li cuinen.
Fa uns anys varen tenir un problema, que va arribar a ser un gran maldecap. Resulta, que els senyors de Barcelona que hi anaven a menjar llagostes i llamàntols, escollien el marisc viu de la peixera, i desprès, un cop el tastaven al plat, el trobaven de diferent gust al que estaven acostumats a Barcelona ciutat i rodalia. I van començar a  queixar-se i a acusar de que el marisc que els hi servien era congelat. I les queixes es van començar a multiplicar fins a esdevenir un autèntic problema, una font important de conflictes i discussions, ja que evidentment, el restaurant defensava que el marisc que servia era sempre fresc i bona qualitat. Fins que a algú de l’equip del restaurant va trobar una solució tant simple com senzilla; quan el client escollia un llamàntol o una llagosta viva de la peixera, se li portava el marisc viu a la taula i se li trencaven les antenes. El client se les quedava i el marisc anava cap a la cuina. Quan desprès un cop cuinat, se li servia al client, aquest podia comprovar si les antenes coincidien amb el marisc viu escollit. Així de simple. I de cop, es varen acabar tots els problemes. Quant en realitat el problema estava en un altre lloc. El client que pujava a la llotja, resulta que estava acostumat a menjar marisc congelat ( en restaurants suposadament bons de BCN), i quan n’hi posaven un de fresc, el trobaven diferent, perquè estaven acostumats al gat per llebre que fins aleshores els hi havia estat donat. De tal manera, que quan tastaven un marisc bo, no el sabien reconèixer ni valorar perquè estaven acostumats al congelat. Si, així de trist.
Això m’ha recordat el meu fugaç pas ( ni tres setmanes) com a maître d’un restaurant de peix on practicaven aquesta tècnica, la de l’engany. Els clients escollien el marisc viu de la peixera i desprès a cuina, aquelles llagostes eren substituïdes per unes de congelades, i quan el restaurant era buit, tornaven les llagostes vives a la peixera. Quan ho vaig descobrir, i  em vaig adonar que absolutament tot el peix de la carta era congelat, ho vaig trobar insultant.
Per això m’ha agradat molt aquesta certificació del marisc a partir de les antenes, i suggereixo vivament que sempre que aneu a un restaurant de marisc practiqueu el trencament d’antenes, a no ser que tingueu plena confiança en l’establiment.       
   
Versión Castellana 
A veces el cliente desconfía, y no es para menos, ya que vivimos en el país de los listos y los listillos, y demasiado a menudo, en el país del engaño. Y desconfiamos de los talleres mecánicos, de los reparadores a domicilio, del dentista, los vendedores del Corte Inglés, del panadero, del fontanero, de ciertos restaurantes ... y un largo etcétera, porque demasiadas veces, nos la han jugado.
Hablaba hace poco, con un cocinero que trabajó en el restaurante de la lonja del pescado de Arenys, y me contó una anécdota que ilustra muy bien, parte de la gastronomía y de la llamada cultura gastronómica de un país.
En el restaurante de la lonja tienen un vivero donde el cliente puede elegir el marisco vivo, y después se lo cocinan.
Hace unos años tuvieron un problema, que llegó a ser un gran quebradero de cabeza. Resulta, que los señores de Barcelona que iban a comer langostas y bogavantes, escogían el marisco vivo de la pecera, y después, una vez lo probaban en el plato, lo encontraban de diferente sabor al que estaban acostumbrados en Barcelona ciudad y alrededores. Y empezaron a quejarse y a acusar de que el marisco que les servían era congelado. Y las quejas se empezaron a multiplicar hasta convertirse en un auténtico problema, y una fuente importante de conflictos y discusiones, ya que evidentemente, el restaurante defendía que el marisco que servía era siempre fresco y buena calidad. Hasta que  alguien del equipo del restaurante halló una solución tan simple como sencilla: cuando el cliente escogía un bogavante o una langosta viva de la pecera, se le llevaba el marisco vivo a la mesa y se le rompían las antenas. El cliente se las quedaba y el marisco iba hacia la cocina. Cuando después una vez cocinado, se le servía al cliente, este podía comprobar si las antenas coincidían con el marisco vivo escogido. Así de simple. Y de golpe, se acabaron todos los problemas. Cuando en realidad el problema estaba en otro lugar. El cliente que subía a la lonja, resulta que estaba acostumbrado a comer marisco congelado (en restaurantes supuestamente buenos de Barcelona), y cuando les ponían uno de fresco, lo encontraban diferente, porque estaban acostumbrados al gato por liebre que hasta entonces les había sido dado. De tal modo, que cuando probaban un marisco bueno, no lo sabían reconocer ni valorar porque estaban acostumbrados al congelado. Si, así de triste.
Esto me ha recordado mi fugaz paso (ni tres semanas) como maître de un restaurante de pescado donde practicaban esta técnica, la del engaño. Los clientes elegían el marisco vivo de la pecera y después en cocina, aquellas langostas eran sustituidas por unas de congeladas, y cuando el restaurante estaba vacío, volvían las langostas vivas a la pecera.
 Cuando lo descubrí, y me di cuenta de que absolutamente todo el pescado de la carta era congelado, lo encontré insultante.
Por eso me ha gustado mucho esta certificación del marisco a partir de las antenas, y sugiero vivamente que siempre que vaya a un restaurante de marisco practicar la rotura de antenas, a menos que tenga plena confianza en el establecimiento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada